EN EL AÑO DEL AGUA Y EL AMBIENTE, SALUD PROMUEVE LOS PUNTOS AZULES

Los Puntos Azules surgen como una estrategia de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) que, en asocio con la Gobernación de Boyacá, pretende acopiar residuos de envases, medicamentos parcialmente consumidos, vencidos o deteriorados, en una alianza estratégica de la industria con el Estado.

Estos puntos se ubican estratégicamente y van acompañados de procesos de capacitación a la comunidad, con el ánimo de que los residuos que se generan, con ocasión del consumo de envases de medicamentos, se lleven a lugares seguros.

La referente de Salud Ambiental de la Secretaría de Salud de Boyacá, Soraida Cruz, aseguró que algunos medicamentos, por características y composiciones alteran la salud pública y el medio ambiente; por esto es importante sensibilizar a la población para que se deshagan de los medicamentos vencidos o deteriorados de manera responsable, utilizando el punto azul que está dispuesto en el segundo piso de la Secretaría de Salud Departamental.

En este lugar se pueden disponer envases en vidrio o plástico, pastillas y otros medicamentos, sin embargo, no se deben depositar agujas, jeringas, guantes o tapabocas, porque estos son residuos biosanitarios que tienen otra disposición.

“No se trata de reciclar, sino de realizar un posconsumo de medicamentos de manera segura, ya que el solo hecho de que un envase haya contenido una sustancia química pueda ser riesgosa para la salud y no puede ser sometida a reciclaje”, manifestó la ingeniera.

Por otra parte, existen los planes posconsumo que ya están establecidos como una obligación de las casas matrices de los centros distribuidores de medicamentos; y en la misma medida que éstos se van entregando al consumidor final, deben retornarse para que el dueño de la marca o del producto, garantice una buena disposición final, de acuerdo con la aprobación de la autoridad ambiental.
“La Secretaría de Salud apoyará todas las acciones de promoción que puedan hacer las entidades de salud, como los planes de intervenciones colectivas que se están haciendo a través de los municipios o a través de la gestión pública, para socializar este tema”, indicó la referente de Salud Ambiental.

Adicionó que es importante realizar jornadas con actividades pedagógicas dirigidas a la comunidad para evitar que los medicamentos sean dispuestos de manera equívoca en los hogares y que los envases como frascos de jarabe o empaques que hayan estado en contacto con algún medicamento, sean desechados de manera incorrecta.

“Es necesario evitar que los envases sean quemados y que las pastillas, blister o los residuos que quedan de jarabes sean desechados en el sanitario o en la basura ordinaria”, finalizó la ingeniera Soraida.